Jugo de Zanahoria



La zanahoria pertenece a la familia de las umbelíferas. Es una planta bienal de tallos estirados y pilosos. Sus hojas están divididas y subdivididas en segmentos.

Las flores son blancas o rojizas, y se reúnen en umbelas, que se cierran a medida que van madurando los frutos.

La parte comestible de la zanahoria es su raíz, engrosada, carnosa, de color anaranjado o rojizo y de piel suberizada (no permite la pérdida de líquidos y jugos). Por esa razón, mantiene gran cantidad de sustancias de reserva para la planta y tiene un alto valor alimenticio. Es muy emplea en recetas curativas. También pueden utilizarse las semillas con este fin.

La zanahoria es una hortaliza sumamente nutritiva, ya que contiene antioxidantes y es rica en betacarotenos (pro vitamina A). Igualmente contiene gluten, albúmina, azúcar, flúor, ácido málico,ácido péctico, numerosas vitaminas y minerales, y una resina de la que se extrae la carotina, pigmento que se encuentra presente en la sangre

En cuanto a sus propiedades curativas, la zanahoria es depurativa, diurética, digestiva, antiséptica, refrescante y remineralizante.

En este sentido, ayuda a mejorar las defensas del organismo y a la formación de glóbulos rojos lo que evita la aparición de la anemia.

También puede mantener la salud de la vista. Se recomienda su consumo por su gran poder regenerativo en especial de la piel (combate el envejecimiento), el cabello, las uñas y es, además, muy bajo en calorías (no engorda aunque otorga sensación de saciedad).

La zanahoria no incrementa los niveles de colesterol ni de ácido úrico y ayuda al funcionamiento del hígado y de los ríñones.

La zanahoria tiene la especial cualidad de combinar prácticamente con toda clase de frutas y verduras. Por esa razón, muchos la consideran como la «reina de los jugos». A continuación algunas recetas de jugos curativos con zanahorias.